Jeans

0

1_62

Diferentes estilos de jeans han llegado, ¡por suerte! Es cierto que en las tiendas al final siempre acaba habiendo mucha más cantidad de modelos,  demás de los que son tendencia… así que, según tu cuerpo o tu estilo tienes muchísimas opciones donde elegir. Lo más probable es que en cualquiera de los armarios en los que uno eche un vistazo no haya solo un tipo de pantalón, sino que los encuentre para todo tipo de ocasiones y situaciones. Por lo menos en mi balda de los pantalones hay de todas las clases que te puedas imaginar. Y que al final siempre te pones los de encima del montón es una verdad como un templo, eso es así. Creo que también depende mucho de en qué fase de “la búsqueda de tu estilo” estés; esto es como todo en la vida, uno divaga y prueba y prueba cosas hasta que se encuentra. Uno va creciendo y va pasando por etapas estilísticas de toda clase, y realmente te das cuenta en dos momentos: cuando haces limpieza en el vestidor y ves las “joyas” del pasado (que rezas para que autocombustionen en ese instante para que nadie sepa jamás que has llevado esa ropa) y cuando ves las fotos. Sí, las fotos… Esas fotos que tu amigo (después de eso ya no tan amigo) recuperó investigando antiguas carpetas en su ordenador y que manda al grupo de amigos del móvil acompañado de un emoticono de una carcajada y de un monito tapándose los ojos (voto por que esas fotos también autocombustionen repentinamente).

El caso es que uno a lo largo de su vida adopta formas varias (como los Pokemon); de repente eres medio rapera con 16, un poco pija con 15, algo grunge a los 17…  Así que al final, pruebas todo tipo de pantalones y jeans. Hoy en día, si me tengo que quedar con algún modelo creo que serían los pitillo de talle alto o unos boyfriend; pero he de confesar que la campana pata de elefante y los cagaos han estado muy presentes en mi adolescencia. ¿Qué tenían todos en común en aquella época? Que eran de tiro súper bajo (y cuando digo súper… es súper); los riñones y la tripa al aire eran un clásico, igual que ir enseñando la goma de las bragas o, directamente, (en tu época mas atrevida) casi el culo entero.

Aunque digan que las modas vuelven… Juro que muchos de esos pantalones no volverán a mi vida. Y mira que soy nostálgica, que soy romántica, a veces hasta ñoña, que echo de menos hasta la saciedad y siempre sueño con revivir cosas pero… no. Esos pantalones no volverán jamás.

Jersey de rayas de Lucy Paris y abrigo de borrego tricolor de Masscob

3

Jeans rotos de Ralph Lauren

1_58

Pendiente de pincho de Anton Heunis

Stilettos negros con transparencias de Aquazzura

Bolso azul de Gucci

1_64

Con amor,
B.

Source link

Share.