Agitar antes de aplicar

0

Como sucede con el árbol que da comienzo a Alicia en el País de las Maravillas, en el bolso de una chica todo cabe y tiene cabida. Desde las cosas que realmente nos son útiles, como el teléfono, las llaves o las gafas de sol, hasta las más inesperadas. Los famosos “por si acaso” siempre tienen un hueco privilegiado: una bolsita de anacardos por si ataca la gula; un libro, barra armatoste, que pesa muchísimo pero que nunca leo; una sudadera por si hace frío… Más allá de todo esto, el denominador común en cualquier bolso femenino, sea del tamaño que sea, es…

Continuar leyendo en la página del autor

Share.